Inicio
Texto de botón
Texto de botón

Texto de botón

ordenanza
Texto de botón

Boletín de Noticias


Esta Web está subvencionada por el Ayuntamiento de Ponferrada

- Agility Pataplan

 
Inicio Actualidad El Mundo - La Crónica de León

Mapa del Web


 18 de Abril de 2005

Volver

La Junta da el visto bueno para incluir once árboles de la provincia de León en el "Catálogo de Especímenes Vegetales de Singular Relevancia"

 

Tejo de San Cristóbal tiene una altura de más de 13 metros.

    NOTICIAS RELACIONADAS

CARLOS J. DOMINGUEZ
La Crónica-El mundo


LEON.— Son los reyes leoneses del mundo vegetal, los árboles genealógicos de las especies más antiguas, los más duros y resistentes, las raíces más enterradas en la provincia, las joyas arborícolas de nuestra tierra.

Por todo ello, son los once árboles que forman parte de la lista de elegidos para ser venerados y también protegidos por parte de la Junta de Castilla y León, que está a punto de ultimar el Catálogo de Especímenes Vegetales de Singular Relevancia formado por árboles que se han ganado a pulso ser mimados bien por su longeva vida o su historia, su relevancia científica, su valor paisajístico, cultural o social.

En el caso de la provincia leonesa, una de las más arborícolas de la Comunidad con millones de ejemplares, la lista de los elegidos está formada por once ejemplares únicos, irrepetibles. Están repartidos por toda la geografía leonesa, ubicándose cuatro en la comarca del Bierzo, cinco más en las alturas de la montaña Cantábrica, otro en los páramos del sur de León y uno más a la falda del monte Teleno en La Cabrera.

La lista podría ser mayor o menor. La actual es fruto del catálogo inicial realizado por la Dirección general del Medio Natural de la Consejería de Medio Ambiente, un inventario con unos 350 árboles en toda Castilla y León que sin embargo es aún susceptible de incrementarse, ya que el catálogo de árboles singulares está en pleno período de exposición pública.

En este tiempo, cuantos lo consideren oportuno pueden tratar de enmendar desde los datos de cada uno de los especímenes elegidos como argumentar contra su inclusión e incluso proponer algún otro de los muchos que podrían pasar a ser también los elegidos.

Al final, con las alegaciones planteadas, la Consejería de Medio Ambiente cerrará definitivamente la lista y los árboles elegidos pasarán a tener un régimen similar al que puede tener un valioso monumento.

De hecho, la real utilidad del Catálogo de Especímenes Vegetales de Singular Relevancia es, más allá de dar a conocer la importancia de los ejemplares incluidos, sobre todo proteger a estos elevados vestigios que han llegado hasta nuestros días. El registro promueve una especial protección que evite que las características que hacen a estos árboles merecedores de formar parte del catálogo sean modificadas, que garantice en lo posible su supervivencia y que su defensa esté por encima de otros aspectos, independientemente de que esté en un terreno forestal, agrícola u urbano.

En la lista de la provincia de León, destacan sobre todo especies muy propias de estas latitudes, sobre todo robles en sus diferentes variedades, castaños, que aparecen sobre todo en el Bierzo, y tejos, de difícil supervivencia que aquí no sólo sobreviven sino que en al menos dos casos se desarrollan por encima de lo normal. En casi todos los casos, los ejemplares suman centenares, cuando no miles, de años.

Sin embargo, uno de los ejemplares más emblemáticos de la provincia, por no decir el que más, el ciprés del Convento de La Anunciada, en Villafranca del Bierzo, no aparece en la lista que ahora se revisa pese a que el año que viene cumplirá nada menos que los cuatrocientos años que le convierten en uno de los cipreses más longevos y con más valor botánico de Europa. El problema puede estar en el delicado estado de salud que padece desde hace meses, y que a ha llevado a la propia Junta a anunciar su implicación económica para devolverlo a sus mejores días, no sin grandes dificultades, según anuncian los expertos.

El Catálogo nació previa realización de encuestas a agentes forestales y técnicos medioambientales, siempre con la colaboración de los vecinos de los pueblos. La ardua labor de catalogación incluía la realización posterior de una ficha, lo más completa posible, con las características del ejemplar, si bien se dieron casos de que algunos árboles no pudieron ser medidos con exactitud por hallarse en terrenos extremadamente escarpados.

Esas fichas incluyen datos como la provincia, el municipio, paraje y entorno en el que se encuentra, nombre científico y popular, propietario, dimensiones, un plano de su situación y detalles de algunas observaciones y el estado de conservación.

Sin embargo, el origen del catálogo está doce años atrás, en la Ley de Espacios Naturales de Castilla y León de 1991, donde ya venía reflejada la necesidad de clasificar y proteger los árboles más sobresalientes de la flora de la Comunidad, situándose en una de las primeras de España.

El borrador del primer decreto, ya aprobado por el Consejo de Gobierno, recogía 47 árboles aunque se baraja que al final pueda rondar o superar la cifra de 50 en toda Castilla y León.

Entre los ejemplares que se han incorporado al documento se encuentran varias familias arbóreas. De ellas sobresalen las de los cipreses, secuoyas y robles por su espectacularidad o su ubicación. Y además, la Consejería estudia la posibilidad de declarar de especial singularidad parcelas de 20 ó 30 hectáreas en las que se encuentren especies vegetales destacadas.

 

© A Morteira 2012.
Resolución de pantalla recomendada 1024x768
Mapa del Web | Contacto | Añadir a favoritos

- Agility Pataplan